sábado, septiembre 18, 2004

LOS TIEMPOS ESTÁN CAMBIANDO

Hace dias que no tocaba teclado. La vuelta al curso profesional ha sido implacable, y volvemos a estar donde estábamos, aunque se respiran tiempos de cambio (no solo en la empresa que me ayuda a pagar la hipoteca): el Barça está intratable (hasta hoy), el Madrid en plena "crisis" (mis amiguetes de Madrid ya no ríen por teléfono nuestras miserias, jejejeje), las empresas se globalizan y se piran, y la gente se lanza a la calle a veces a favor, y otras contra la llegada de inmigrantes que les quiten el trabajo. Vaya, qué paradoja: la izquierda se divide entre los del "papeles para todos" y los trabajadores clamando "chinos fuera" -grito verídico de una mani que acabó siendo violenta visto por la tele... ¿Será una maniobra de lanzamiento de la teleserie "Los 80"? Tanta nostalgia me abruma: ¡¡¡Yo que aún me sorprendo que haga 10 años que acabé la carrera!!! La serie de marras me cae muy lejos, no tanto en el tiempo como en el espacio: la realidad de los que no vivíamos en Madriz era tan diferente como ahora (si no más), cosa que en cambio no pasaba con la familia Alcántara. Todas las abuelas de esa Ejpaña tenian cosas del personaje soberbiamente interpretado por la exprofesora María Galiana. ¿Veo demasiada tele? Lo reflexionaré cuando acabe "la batidora"...

3 comentarios:

The Man From Kazakhstan dijo...

Veo una táctica de distracción: Antes de reconocer que tenía "bloqueo de escritor", Kruger nos abre su conciencia de observador social. Hmmm... ¿El hedonista proletario?

Sobre el tema hipoteca, apuntate un tanto y sugiere la siguiente sinergia: "Jefe, si aseguramos a instituciones financieras, y los empleados de nuestra institución tenemos hipotecas con dichas instituciones financieras... ¿Hace una rebaja mutua?". De nada.

No he visto "Los 80". Me bastó con una imagen de promoción. Cualquier serie de televisión que hace pasar por directo una actuación en flagrante "play back" (¿cables para las guitarras? ¿no tenemos? ooooh) no ha hecho los deberes (o piensa que debe hacer estas acciones para que gente como yo no nos acerquemos).

"Los 80" responde a un comportamiento típico en discográficas españolas. A la que hay un modelo de éxito, todos a copiarlo. Ahora tenemos una inflación de pseudo rumberos, clones de Xstina Aguilera y de Avril Lavigne (que salió en un anuncio diciendo "The Olympic Games are cool"). Todo pasará...

Dr F dijo...

El profesor K (a quien agradezco la feliz idea de la negociación con los bancos, utópica pero linda) siempre tan lúcido, nos define, y voy a resolver la ecuación que compone sin quererlo al denominarme/nos "hedonistas proletarios". En efecto el hedonismo es característico de nuestro estatus de treinta-añero (uf, dificil palabro escrito) consumista con recursos debidos a un (o dos o tres...) empleos (¿basura?) pero a nuestro entender por debajo del nivel de formación obtenido tras décadas de estudios. El componente proletario sería parte de esta definición, porque hay que laburar para disponer de cash para poder decir "con lo que curro, qué coño, me lo gasto a lo grande en lo que me apetezca". La conciencia no seria, pues, social sino personal a nivel de sub y/o inconsciente. Y aqui acaba el bloqueo de tiempo que sufro, que no de verborrea...

Y sobre "los 80" comparto el punto de vista, y espero y deseo que la nueva ola de moda venga a limpiar la atmósfera de la parafernalia mercantilista que se disfraza de nostalgia para producir dividendos (OT, cuentames, dimes y diretes, etc). Que la Fuerza nos akompañe en este tránsito hacia el siguiente papadineros (gran palabro muy usado por mi abuela materna en su momento para definir gran parte de lo que se ponía de moda...en los 80).

Lightness dijo...

Por suerte los tiempos cambian (qué aburrido un mundo inerte), aunque sin duda algunos puntos deberían quedarse inmóviles, ya que la evolución resulta totalmente degradante. Continuando con vuestras aportaciones respecto a los programas que deleitan a los peculiares españoespectadores, con un consecuente encefalograma plano mientras consumen por ejemplo, la vida y milagros de cualquier inepto que temporalmente se presenta en los platós de televisión para insultar, sacar "trapos sucios", engañar, regalar demagogia, etc. Una colección de films con el sino "hecho real", en el que piensas, claro, esto me puede pasar a mi cualquier día de estos... Una sobredosis de macro producciones yankies que no hacen más que distorsionar la realidad y cambiar nuestras escalas de valores. Programas que ya dejaron de ser experimento psico-social en que una panda de (no me atrevo a calificar) se concentran en una casa, una graja, una isla, un bus... (no quiero imaginar el próximo escenario).. haciendo alarde de la más barriobajera de las actitudes.. En resumen, que toda la programación está orientada a que el ciudadano piense lo mínimo, por supuesto, al más puro estilo yankie, porque compañeros, nos guste o no, nuestro modelo de sociedad cada vez se parece más a la suya.. Pero, por supuesto, tenemos la televisión que nos merecemos, o como mínimo la que demandamos.

Por otro lado, reflexionar a cerca de los contrastes que nuestros conciudadanos nos regalan. Por un lado, y como apuntaba Kruger, unos pocos salen a la calle a gritar "chinos fuera", cuando estos mismos no se acuerdan de cómo hace 25 años ellos eran la mano de obra barata que producía calzado a un precio mucho más bajo que los Made in Usa que por entonces triunfaban en este país. Pero no nos olvidemos que también salimos a la calle millones de personas para revelarnos contra la injusticia internacional, y de cómo conseguimos que el rumbo de este país cambiara cuando más lo necesitaba.

Haciendo referencia al sistema financiero, por suerte éste también cambia... aunque muy muy lentamente, en el momento en que aparece la Banca Etica, dónde los estados de la entidad son transparentes, dónde si abres una cuenta bancaria pasas a ser socio de la entidad y tienes derecho a la asistencia a las Juntas de Accionistas, dónde las inversiones van destinadas a generar riqueza desde abajo, confiando en proyectos de desarrollo justo, y no invirtiendo mis ahorros en empresas de armamento (productoras de minas anti-persona), ni participando del pastel de la invasión de paises que se destruyeron (económica-social y culturalmente) pensando en la infinita rentabilidad de su posterior reconstrucción.

Y aquí nos encontramos, en esta vorágine de sistema que nos indica el rumbo hacia no se cual puerto. Sistema en el que me levanto cada día, para intentar ganarme el sustento de las visas, la hipoteca, el coche, y otras tantas "necesidades" que los markitters se empeñan en generarme. En la que haciendo alarde de la cultura "greco-cristiana" que somos, ésta indica que para poder satisfacer todas estas "necesidades" debo diplomarme, licenciarme, "masterizarme", etc... para ser "un ganador" de no se que...

"Por suerte" los tiempos cambian.

Skyline Barcelona