miércoles, diciembre 08, 2004

DIOXINAS DE LEYENDA

De una amiga me llega la historia de las dioxinas y el Dr Edward Fujimoto. La verdad es que la historia es interesante, y está basada probablemente en las recomendaciones de tratamiento del plástico a nivel de usuario, aunque sea un invento para... ¿para qué? ¿Causar alarma social, como con los cocodrilos de NY o las latas infectadas por orina de rata? ¿atacar intereses económicos, como las historias de la carne de McDonalds o la larva lepidóptera de la leche? ¿Dar consejos médicos más o menos increíbles como la tos cuando os dé un infarto? Para sacar unos sus propias conclusiones(61.000 entradas en Google en español ya dan para estudiar el concepto) es recomendable www.leyendasurbanas.org a escala nacional (con los clásicos mitos patrios de Ana Obregón, Ricky Martin, etc), pero en plan "new trends" es mejor irse a las páginas americanas como www.snopes.com, donde hay de todo (en inglés). Así que vuelvo a mi "estudio", averiguando de dónde viene el nombre del Gatorade... esto de los puentes es malísimo para las neuronas...

3 comentarios:

The Man From Kazakhstan dijo...

Veo los niveles de este blog, Kruger. Mientras to vas a lo "micro" (disocinas en el "micro"-ondas, ja, ja, ja), yo voy a la alta política internacional, con historias clásicas de conspiración. De "El País" (sólo para suscriptores, sólo he quitado un párrafo):


El candidato opositor a la presidencia de Ucrania, Viktor Yúshenko, fue envenenado con dioxina, que le fue administrada por vía oral durante el transcurso de una comida, según ha confirmado el equipo de médicos austríacos que le atiende en la clínica privada vienesa Rudolfinerhaus, tras realizarle una serie de exhaustivos análisis. La dioxina es un compuesto orgánico muy común, pero en concentraciones altas entraña peligro para la salud, como la aparición de ciertos tipos de cáncer. Tras conocer el informe médico, la Fiscalía ucraniana ha reabierto su investigación por intento de atentado.

El "diagnóstico definitivo" del equipo médico vienés se ha producido pocas horas después de la llegada anoche de Yúshenko a Viena para ser sometido a nuevos análisis con el fin de encontrar el origen de su misterioso mal. En una rueda de prensa celebrada esta tarde, los doctores Michael Zimpfer, director del Rudolfinum, y Nikolai Korpan, han manifestado "no tener ninguna duda" de que Yúshenko fue envenenado con dioxina, causante, entre otros síntomas, de su desfiguración facial y de sus intensos dolores de espalda. "Sabemos que se trata de un veneno y sospechamos de la participación de terceras personas", ha señalado Zimpfer, que ha precisado que en las muestras de sangre del político se ha hallado "una cantidad de dioxina al menos 1.000 veces mayor a la concentración normal en la sangre".

A pesar de insistir que las investigaciones criminales quedan en manos de la Justicia, Zimpfer ha añadido que este producto tóxico es "extremadamente fácil de diluir en la grasa", por lo que resultaría sencillo ocultarlo en "una sopa". El médico ha instado a averiguar "quién cocinó, qué ingredientes se utilizaron y quién participó en la comida" que tomó días antes de su primer ingreso en esta clínica, el pasado 10 de septiembre, día en que sufrió una súbita indisposición en Kiev. "La dioxina no es un producto que se pierda en casa, no estamos hablando de un accidente doméstico", ha añadido el doctor, para precisar que es la sustancia industrial usada en la elaboración del "agente naranja desarrollado por los americanos en Vietnam".

"Una mayor dosis habría sido mortal"

Korpan, de origen ucraniano, ha agregado que no podía afirmar "con seguridad si se trataba de un envenenamiento simple o de una combinación" de sustancias tóxicas, ya que sólo se ha detectado la dioxina porque permanece más tiempo en el cuerpo. El efecto sobre el organismo de este producto es comparable "a disparar contra un almacén de munición", ya que se produce un desarrollo dinámico de contagio en el que se provocan fallos de diversos órganos internos, según los médicos, quienes han destacado que los análisis ofrecen "evidencias concluyentes". "Si la dosis hubiera sido mayor, el veneno habría sido mortal", ha indicado Korpan, quien ha puntualizado que tampoco se complicó el cuadro clínico tras su primer ingreso en la clínica, gracias, sobre todo, a la correcta terapia aplicada.

La mujer de Yúshenko, Katarina, ha declarado en Viena que la noche en la que fue envenenado notó un "sabor metálico de medicina" al besarle en los labios. Los facultativos no pudieron establecer el origen del mal en un primer momento, pero las sospechas saltaron cuando ya en septiembre consultaron a expertos internacionales en armamento químico y bacteriológico. Korpan ha reconocido que desde el principio sospecharon de un veneno porque "la gente que trató a Yúshenko, su familia, no sufrió de ningún contagio y una inflamación no tenía sentido". Los médicos han establecido la fecha de su envenenamiento entre el 5 y el 10 de septiembre, fechas coincidentes con una cena que celebró con altos cargos del SBU, los servicios secretos ucranianos, herederos del antiguo KGB soviético.

¿Qué son las dioxinas?

La dioxina es un compuesto orgánico que se produce en erupciones volcánicas, fuegos y también en la fabricación de productos químicos, pesticidas, pinturas y blanqueo de papel, entre otros. Aunque está presente en casi todas partes, la exposición humana a dichos compuestos se produce en el 80% de los casos por consumo de productos de origen animal.

Las dioxinas quedan depositadas en los tejidos adiposos a lo largo del tiempo. Pero sólo en concentraciones altas pueden entrañar algún peligro para la salud, como la aparición de ciertos tipos de cáncer. Los listones establecidos por la UE oscilan, para consumo humano, entre 1 y 3 picogramos (billonésima parte de un gramo) por kilo de peso corporal humano al día.

The Man From Kazakhstan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
The Man From Kazakhstan dijo...

disocinas = dioxinas

Skyline Barcelona